Mini-guía de viaje: 48 horas en Rangún

Cada vez, son más los que se enamoran del Sudeste Asiático, gracias a su rica cultura, su gente y sus paisajes tan distintos a los que estamos acostumbrados en occidente. Sin embargo, sabemos que a veces resulta muy difícil tener el tiempo libre necesario para hacer viajes largos. Por eso, os invitamos a que disfrutéis de esta mini guía, para conocer lo más esencial de una de las ciudades más importantes de Myanmar: Rangún (también conocida como Yangón).

DÍA 1

Lo primero que se debería de visitar nada más llegar a Ragún es el complejo religioso de Shwedagon. Con sus 100 metros de altura y su color dorado, es uno de los iconos más simbólicos de la ciudad. Muy cerca del templo, podremos encontrar el palacio de Karaweik, situado a las orillas del Lago Kandawgyi. Es una zona con unas vistas preciosas, donde podrás hacer fotografías de lo más increíbles.

Tras una mañana andando, recomendamos almorzar en el mercado Bogyoke, situado en el centro de la ciudad y a solo unos 12 min en coche del lago. Allí podrás probar la gastronomía más típica de Myanmar, con muchos puestos de comida de todo tipo. Después de recobrar energía, te recomendamos visitar otro icono principal de la ciudad: La pagoda de Botataung, que fue totalmente destruida en la II Guerra Mundial, pero reconstruida a la perfección años después. Si te ves con energía, la pagoda de Sule se encuentra a 2 kilómetros solo y es una visita de lo más interesante para ir acabando el día.

Para acabar el día, el barrio de Chinatown es perfecto para visitar mercados nocturnos y cenar platos típicos asiáticos.

DÍA 2

Es buena idea empezar el segundo día montando en el tren circular que nos enseñará las afueras de la ciudad. Cuidado porque el trayecto completo es largo y dura más de 3 horas, por lo que es recomendable madrugar para aprovechar el día.

Tras el recorrido en tren, recomendamos visitar las pagodas de Nga Htat Gyique y la de Chauk Htat Gyi, famosas por sus esculturas gigantes de Buda.

Para la tarde del segundo día, recomendamos volver al centro, y perderse por las calles llenas de encanto, para empaparse de la cultura del país. Unas horas para visitar tiendas del centro y conocer algunos rincones espectaculares como la oficina d ellos ministros o el ayuntamiento de Rangún.

Sin duda, visitar Rangún en dos días es posible, si estás dispuesto a madrugar y aprovechar el día. La ciudad mere la pena el esfuerzo, ¡os lo aseguramos!